jueves

El Ocaso de Losantos




El filólogo turolense Federico Jiménez Losantos encara un nuevo ocaso vital.
Pero este agnóstico resucitador es especialista en levantarse: un día del diwan sigmundano, otro junto al árbol ensangrentado... estos días anda levantándose del banquillo de los acusados.


Trabaja para la emisora del clero mientras recibe hostias de arzobispos cuatribarrados. El disparo que recibió en su cuerpo es como todos los disparos: no se acaban nunca. Aunque la trayectoria aparente de la bala sea brevísima.


Víctima del terrorismo, se vio dando vueltas sin sentido en el circuito de los agujeros negros de un día de marzo. A rebufo del Mercedes de Pedro J. en esa carrera no hizo más que tragar humo.


Plantarse ante "una Alta Personalidad del Estado", como solo él lo hace, obliga a buscar paralelismos en otras especies. ¿Se acuerdan de "Mitrofán"? Pero Fede no da el perfil de plantígrado. Losantos es un salmón. Contracorriente.


Por eso su destino final no debería ser Miami, que pronto será lo único que quede de España, sino Las Ramblas de Barcelona.


La vejez de Jiménez Losantos tendría que ser la de un luchador en el mejor terreno: el del enemigo. Yo lo imagino publicando artículos en la red desde la trastienda de su último negocio, junto al Mercado de la Boquería y generosamente rotulado: "ULTRAMARINOS FEDERICO".

Larga vida.
Interesante libro. Reeditado por "Temas de Hoy"

1 comentario:

desbarreitor dijo...

¿Se puede ser más anticristo de progreso? Ni queriendo se podría insultar más a los sacramentos de lo políticamente correcto.
La mañana de la COPE no es apta para oídos sensibles ni mentes moderadas.
Y aunque algunos se empeñen, nadie podrá silenciar la voz más influyente y poderosa que hoy defiende las libertades de todos.
Por Fede!.